¿CÓMO DIFERENCIAR UN LUNAR CANCERÍGENO DE UNO BENIGNO?

Publicado 19/11/2018 - Leído 104 veces


No hay lunares buenos, regulares ni malos. Simplemente están los que son cancerígenos y ante ellos hay que tener el cuidado, porque pueden ser una señal de alerta. 

Hay lunares que son de atención y eso lo puede detectar usted mismo con el autoexamen y posteriormente el dermatólogo u oncólogo a través de la regla de revisión mejor conocida como prueba ABCDE.

Ante los lunares debe conocer como un alerta: 

A. Asimetría: Aquí se revisa si tiene la misma forma al dividirlo en partes iguales, si una mitad no corresponde con la otra es un caso de alerta. 

B. Bordes Irregulares: Si los bordes son irregulares, es decir que no están bien definidos y no se sabe dónde comienza y termina hay que hacer exámenes más exhaustivos. 

C. Color: Si el color del lunar tiene más de un color, entre los cuales pueden verse las tonalidades café, negro, verde, azul, gris y rojo debe ser tomado como como signo de atención. 

D. Diámetro: En el caso de que el lunar mida más de un centímetro de diámetro o si creció desde la revisión anterior es otra señal de que el paciente debe hacerse una revisión más a fondo. 

E. Evolución: Se debe ver si ha evolucionado o no. Si ese lunar que está en su cuerpo crece y va cambiando de forma, color y hasta si llega a arder o picar. 

Además, de la aplicación del ABCDE es importante visitar al dermatólogo por lo menos una vez al año y estar pendientes de cómo evolucionan los lunares o nevus en el cuerpo, en especial si crecen aceleradamente y si se cuenta con antecedentes familiares de cáncer en la piel. 
 
Regresar Imprimir

¿Te gusta este post? Compártelo!