FIBROBLASTOS Y ENVEJECIMIENTO DE LA PIEL

Publicado 21/08/2020 - Leído 81 veces


Con el irremediable paso del tiempo, nuestra piel comienza a mostrar signos inequívocos del envejecimiento. Las líneas de expresión, la falta de tono y de brillo, así como de la elasticidad, son tan solo algunas de las muestras visibles, de este proceso.

Recientes descubrimientos científicos, certifican que los fibroblastos dermales, células responsables de segregar proteínas de colágeno que mantienen el marco estructural de muchos tejidos, y que además desempeñan un papel determinante en la cicatrización de las heridas, se van transformando con la edad y comienzan a comportarse como células grasas.

Según las investigaciones, una dieta rica en grasas acelera la transformación de los fibroblastos y, por tanto, acentúa el envejecimiento de la piel. Mientras que, por el contrario, la ingesta de alimentos bajos en calorías, es capaz de frenar el proceso de deterioro de la piel por la edad y de otros órganos.

Los laboratorios se encuentran desarrollando cosméticos y fármacos que contrarrestan el proceso de transformación de los fibroblastos dermales en células de tipo graso. En el caso de los cosméticos se busca que estos apoyen a estas células en mantener su capacidad de producir colágeno, elastina y otras moléculas que mantengan la tersidad de la piel.

En lo que respecta a los fármacos, estos pueden ser útiles para prevenir afecciones cutáneas en personas adultas, así como apoyar en procesos de cicatrización de heridas. Estudios también indican que de acuerdo a las investigaciones, con el paso del tiempo, comienzan a perder identidad celular, sufren una suerte de “olvido” al no saber cuál es su función específica.

Entonces el reto que se plantean los investigadores y la ciencia médica, es elaborar productos (de tipo cosmético y farmacológico) que ayuden a estas células a no sucumbir por el paso del tiempo, rescatar su memoria y funciones, para volver a ser fuente de producción de colágeno y de los elementos necesarios para mantener y recuperar la juventud perdida en la piel.
 
Regresar Imprimir

¿Te gusta este post? Compártelo!