…Y PARA LAS OJERAS, EXISTE EL ÁCIDO HIALURÓNICO

Publicado 17/09/2020 - Leído 89 veces


La piel que rodea a los ojos, es, sin duda alguna, una de las más delicadas en nuestra anatomía. Es elástica, frágil, delicada, así que es por lo tanto más susceptible de que la falta de sueño y otras condiciones le afecten, dando origen a ojeras y bolsas. 

Es así como en determinadas ocasiones, sobre todo al levantarnos y mirarnos en el espejo, nos demos cuenta de que nuestra piel está hinchada y con un tono ligeramente oscurecido. Ello, no debe preocuparnos. Simplemente se trata de determinar qué está ocasionando esa condición y actuar en consecuencia. 

Lo laboratorios, expertos en belleza y dermatología, de manera constante están llevando a cabo interesantes investigaciones con la finalidad de determinar qué o cuales sustancia y productos son los que más se adecúan, de acuerdo con el tipo de piel, para prevenir y erradicar (a veces de manera definitiva) las bolsas y ojeras, dando paso a un rostro con una apariencia menos cansada. No en vano es menester recordar que tal, y como se ha afirmado en múltiples ocasiones, “los ojos son el reflejo del alma”, y es necesario cuidar la piel que les rodea. 

En el caso específico de las ojeras, se ha señalado que tienen origen en diversos factores, entre los cuales predomina la falta de sueño. A ello se le añade el paso de los años y alguna condición genética o trastorno hereditario, que hace que la piel debajo de los ojos se vascularice, ocasionando esa tonalidad oscura, tan incómoda y que tratamos de disimular con maquillaje. 

Al respecto, y de acuerdo a sus características,  se suela hablar de ojeras del tipo:

  • Pigmentadas: Ocasionada en razón del incremento de la sustancia llamada melanina de la piel de los párpado, bien sea  por herencia genética, por dermatitis atópica o eccemas en la zona.
  • Vasculares: Presentan un color violáceo, y la misma aparece en aquellas personas que, debido a que tienen la piel más fina en esa zona de lo normal,  se transparentan los vasos sanguíneos que hay debajo.
  • Valle de lágrimas: En virtud del envejecimiento y de la disminución de la grasa en esa zona, se observa un surco muy marcado que va desde el canto interno del ojo hasta la mejilla.

Pero como para casi todo en esta vida hay solución, aparece el ácido hialurónico como una de las alternativas por excelencia, usadas en la medicina estética para erradicar y/o disminuir las incómodas ojeras de nuestro rostro. Esta sustancia, al encontrarse de manera natural en nuestro organismo, es apta para todo tipo de personas.

Sus efectos son duraderos y de mínimos, por no decir ninguno, efectos secundarios o contraindicaciones. El ácido hialurónico ayuda a preservar la elasticidad y el tono de la piel de la zona, lo que nos permitirá lucir un rostro mucho más joven y terso. 

Actualmente, existen dos formas de disminuir o deshacernos de nuestras ojeras con ácido hialurónico:

  • Cremas o serum: De gran efectividad siempre que se mantenga una rutina de aplicación de estos productos en la superficie afectada, con lo cual, en pocas semanas desde su aplicación, pueden observarse resultados realmente satisfactorios. No obstante, su penetración es limitada, ante lo cual, y dependiendo del nivel de afectación, puede sugerirse la combinación con otro tratamiento
  • Infiltraciones: Considerado el más efectivo para eliminar las bolsas y ojeras de los ojos: En el caso de estas últimas,  permite recuperar el volumen perdido y rellena la ojera para igualar y proyectar la zona. Con las infiltraciones, la piel se ve más gruesa, con un tono mucho más unificado, disimulando así las ojeras y el aspecto del cansancio de la mirada.

Y nuestra acostumbrada recomendación… Consulte a un especialista, quien le orientará acerca de cuál es el mejor tratamiento a seguir. En Unimel, contamos con un experimentado equipo médico, dispuesto para atender sus requerimientos. Agende una cita. 
 
Regresar Imprimir

¿Te gusta este post? Compártelo!