ALIMENTACIÓN Y CÁNCER DE PIEL

Publicado 13/10/2020 - Leído 9 veces


Las investigaciones han relacionado una dieta poco balanceada, pobre o deficiente en los nutrientes requeridos por tu organismo para su normal desenvolvimiento, con el cáncer en la piel. 

Y aunque lo que acabas de leer, te parezca en extremo descabellado o exagerado, te diremos que la alimentación juega un papel fundamental, ya que los investigadores han encontrado que existe un riesgo asociado con el cáncer de piel, además de los ya consabidos factores medioambientales.


Afecciones como el carcinoma basocelular (CBC) y el carcinoma Espinocelular (CEC) representan la mayor proporción de casos de cáncer de piel no melanoma. Están directamente relacionadas con la excesiva exposición solar, además de antecedentes familiares de cáncer de piel y la preexistencia de lesiones como queratosis actínicas y nevos atípicos.

Una gran diversidad de estudios ha demostrado la importancia de la nutrición en el desarrollo de cáncer. Aproximadamente un 40%  de los tumores podría ser prevenido, tan solo si se llevase una vida sana y una dieta adecuada. El consumo de antioxidantes como las vitaminas C y E y b-carotenos, podrían proteger a la piel del daño oxidativo, inhibiendo la proliferación de algunos radicales libres.


Así que una alimentación rica en frutas, verduras, especias y granos puede disminuir el riesgo de cáncer, ya que son ricas en fibra, carotenoides, vitaminas C, E, selenio y fitoquímicos, sustancias potencialmente anti-carcinogénicas.

Existen un grupo de alimentos que pueden ayudar a nuestro cuerpo a tener una mejor respuesta ante los ataques del sol sobre nuestra piel, entre los cuales podemos hacer referencia a:

  • Ricos en Carotenoides: Son provitaminas A que tienen la facultad de transformarse en Vitamina A, la cual protege tu piel  haciéndola más elástica, gruesa y mejora su color, en razón de su capacidad de oxidación y síntesis del colágeno necesario, ayudando a cicatrizar las heridas. Está contenida en zanahorias, zapallos, tomate, mango, melón y brócoli, entre otros.
  • Con alto contenido en Omega 3: Ácidos grasos que protegen a la piel de la inclemencia de los rayos solares. Además ayudan a un mejor funcionamiento de nuestro sistema inmunológico, que es el que nos protege de la aparición de enfermedades como el cáncer. Ayuda a reducir el enrojecimiento e inflación de la piel. Lo encontramos en pescados de carne oscura, chía, linaza, soya, aceite de oliva y aguacate, tan solo por citar algunos.
  • Que incluyan Revesratrol: Sustancia que tiene una cualidad retardante del envejecimiento de la piel. Tiene así mismo, una función fotoprotectora, protegiéndola de los nocivos efectos del sol. Esta molécula puede encontrarse en las semillas  y cáscaras de las uvas, arándanos, frambuesas y moras. Son además ricas en antioxidantes, con lo cual se retrasa el deterioro de las células por efectos del paso del tiempo.
  • La Vitamina D debe estar presente: Nutriente esencial para mantener la salud en piel y huesos. Sus propiedades antinflamatorias son de comprobada eficacia en el tratamiento de quemaduras y lesiones en la piel. Aunque el cuerpo humano es el mayor productor de esta sustancia, la misma se encuentra presente en pescados de carne oscura, queso, yemas de huevo y alimentos fortificados.
  • Y que la fibra nunca falte: A medida que la fibra dietética se mueva en el intestino, las toxinas responsables del cáncer no podrán acumularse demasiado tiempo en órganos vitales. Ingerir con regularidad alimentos que contengan fibra, te ayudará a prevenir el terrible melanoma. Cereales, semillas y té verde ayudan en la prevención del cáncer de la piel, además de contener antioxidantes que batallan contra la aparición de células malignas.
Acuda a nuestros especialistas, quienes le guiarán acerca de la mejor manera de alimentarse, adquiriendo hábitos de consumo de alimentos y nutrientes que le ayuden a prevenir enfermedades en su organismo, entre ellas el temible cáncer de piel. 
 
Regresar Imprimir

¿Te gusta este post? Compártelo!